Etiquetas

, , , , , , ,

Esta semana nos llamó la atención, el comunicado que se propalara por diversos medios de comunicación de la Sociedad Nacional de Radio y Televisión, condenando la presunta decisión del gobierno de Hugo Chávez de cancelar la licencia de un gran número de emisoras venezolanas, hecho que quebranta el derecho a la libertad de expresión; razón que también condenamos y no justificamos, pero nos preguntamos porque esta institución peruana no dice nada con respecto a la represión del gobierno hacia una serie de emisoras peruanas que vienen siendo amenazas con la cancelación de sus licencias, por el solo hecho de no estar de acuerdo con la política gubernamental y que denuncian constantemente los abusos perpetrados con las comunidades.

Un ejemplo claro, es el cierre de  Radio La Voz de Bagua, que para los voceros del oficialismo, son los responsables de haber incentivado la violencia con falsa información durante los sucesos ocurridos en Bagua el pasado 5 de junio; La Sociedad Nacional de Radio y Televisión se pronunció, NO. Lo mismo ocurrió con Radio Cutivalú de Piura, cuando denunció las torturas que efectuaron a 29 personas en el campamento minero Río Blanco (Ex –majaz) por miembros de la Policía Nacional, donde también acusaron a este medio por incitar a la violencia y verter información falsa y los tentáculos del MTC quisieron amordazar con sustentos débiles, dijo algo la Sociedad Nacional de Radio y Televisión  JAMAS, y así continua una larga lista de estaciones amedrentadas desde el ejecutivo.

Nos preguntamos ¿Hasta cuándo?, los propietarios de las emisoras que conforman esta Sociedad “Nacional”, se harán de la vista gorda frente a la prepotencia y abuso de este gobierno, No se oye padre, al parecer seguimos con el síndrome del fujimorismo, ahora, tal vez ya no funcione la salita del SIN, pero muchos deben estar cobrando sustanciosas regalías, por este silencio cómplice y vergonzoso que pretende cubrir tremenda caparazón con el cinismo de resguardar la libertad de expresión del continente más no la de su propia Nación.

perro_del_hortelano