Etiquetas

, , , , , ,

Ante el silencio y la falta de dialogo por parte de la empresa transnacional Chinalco con la población del distrito de Morococha, en la provincia de Yauli, departamento de Junín,  en los próximos días se podría agravar el conflicto social que tienen con la referida comuna, pues hasta ahora no han sido atendidos en sus reclamos  por una compensación justa y el respeto a su dignidad como ciudadanos peruanos y que la Constitución ampara.

El miércoles 19, al promediar el mediodía en conferencia de prensa en el Congreso de la República, el reelecto alcalde distrital de Morococha, Marcial Salomé Ponce, denunciará los atropellos y abusos que estaría cometiendo la referida empresa con la población de su distrito; en relación a ello adelantó “Pese a que hemos presentado el Proyecto de Convenio Marco, elaborado y enmarcado en las peticiones de la población en conjunto, mediante la representación de las Instituciones vivas del distrito, hasta ahora no hemos sido escuchados, simplemente se nos ha ignorado y esto no puede seguir así”, enfatizó.

Como se recordará el año 2008, el gobierno aprista firmo un contrato de concesión con la empresa minera Chinalco (Minera estatal Aluminium Corp. de China) para que operara y explotara en el distrito de Morococha,  zona actualmente habitada por más de 5,000 pobladores y que debido a este compromiso la empresa pretende reasentar inconsultamente a sus habitantes al lugar denominado Carhuacoto, ex hacienda Pucará.

Salomé Ponce y la Comisión Multisectorial que representa a la población se oponen tajantemente al reasentamiento pues afirman que en ningún momento la empresa transnacional ha dialogado y menos coordinado con ellos las condiciones para llevar a cabo esta reubicación.

Agregó, “La empresa Chinalco ha tomado una decisión unilateral avalada por el gobierno anterior de reubicar el actual distrito en un lugar inapropiado, además de no haber  realizado la consulta, incumpliendo el Convenio 169 de la OIT y menos haber obtenido la aprobación de la mayoría de la población, ni licencia social por parte de la población y sus autoridades.

“Si Chinalco pretende continuar con esta desatención, nos obligará a la población en su conjunto salir al frente en defensa de nuestra dignidad y nuestros derechos que la constitución la ampara”, sentenció Marcial Salomé.