Etiquetas

, , , , , , ,

Por increíble que parezca son situaciones que solo ocurren aquí en el Perú, en pleno siglo XXI se sigue actuando como si fuéramos una Colonia. Los medios no dicen palabra alguna de las penurias que están pasando ciudadanos como nosotros en el centro del país; hermanos que se ven impotentes frente al poder de una empresa transgresora de los derechos y apañada por un Estado que se hace de la vista gorda y abandona su función principal, la defensa de sus ciudadanos. Aquí copiamos la nota que da a conocer Servindi. 

Ciudad de Morococha afecta por los grandes intereses de una empresa china, transgresora de derechos

Ciudad de Morococha afecta por los grandes intereses de una empresa china, transgresora de derechos

Fuente: Servindi.

Desde las 3 y 30 de la tarde del 20 de febrero, alrededor de cuatrocientas familias no cuentan con electricidad en el distrito de Morococha, región Junín. El hecho fue calificado de “mecanismo de presión que busca obligarlos a dejar sus viviendas para que opere el proyecto minero Toromocho”.

La zona afectada es conocida como “Morococha Antigua”, ya que en esta parte residen las familias que se resisten a ser reubicadas en otro sector del distrito y dar paso de este modo a la actividad minera.

Para el alcalde del distrito, Marcial Tolentino Salomé Ponce, la orden para el corte del servicio de fluido eléctrico tuvo su origen en el Organismo Supervisor de la Inversión en Energía y Minería (OSINERGMIN).

Según informó el asesor del Frente Amplio de Defensa y Desarrollo de los Intereses de Morococha (FADDIM), César Reyna Ugarriza, el corte se dispuso a través de un oficio enviado por Jesús Manuel Samanez Bilbao, jefe de la Macro Región VI de OSINERGMIN, a Electrocentro, empresa que suministra de electricidad al distrito.

Cabe destacar que el 25 de agosto del 2013 ante el supuesto peligro de lluvias torrenciales, elEjecutivo declaró el estado de emergencia en el distrito de Morococha, en la provincia de Yauli, por 60 días. Esta declaratoria fue prorrogada en dos ocasiones más, su vigencia culmina hoy.

En ese contexto se logró reubicar a cientos de familias en la zona de Carhuacoto, conocida también como “Morococha Nueva”, a unos 10 kilómetros de Morococha Antigua. En noviembre, la sede de la Municipalidad distrital también fue reubicada.

Osinergmin no debió intervenir.

Una vez declarado el estado de emergencia en Morococha entró a trabajar en la zona la Plataforma de Defensa Civil del Gobierno Regional de Junín con el objetivo de minimizar el alto riesgo y peligro inminente existente en la antigua localidad de Morococha.

No obstante, según afirman los pobladores, los resultados de su trabajo aún no son conocidos.

En este contexto es que aparece el Osinergmin, remitiendo el pasado 13 de febrero una carta a Electrocentro. Según Luis Arias Herrera, secretario de Organización del FADDIM, en este oficio se exigía a la empresa cortar definitivamente el servicio de electricidad el 26 de febrero.

La empresa hizo lo propio informando de este pedido a la Municipalidad el 18 de febrero. Sin embargo, dos días después Electrocentro envía una nueva carta en la que señala que el corte se hará el 20 de este mes.

“La municipalidad recibe esta segunda carta el 20 a las tres de la tarde, media hora después y sin que la población esté enterada, se corta la energía a las 3 y 30 de la tarde”, describe Luis Arias.

El secretario del FADDIM sostuvo que Osinergmin actuó guiado por la Ley de reasentamiento poblacional para zonas de muy alto riesgo no mitigable -Ley 29869- que, explicó, no se debe aplicar para el caso de Morococha.

César Reyna precisó al respecto que la citada ley, a la que estaría recurriendo el organismo, establece que al único que le compete hacer los trámites administrativos y legales en torno al reasentamiento de la población es a la Municipalidad distrital.

Morococha en la oscuridad total

Según explicaron los dirigentes sociales, la situación en Morococha Antigua es preocupante. Por el momento se han organizado rondas de patrullaje para salvaguardar la seguridad de sus casas y pertenencias.

Sin embargo, la preocupación es creciente. Ellos ya no cuentan con servicio de limpieza y mantenimiento de calles. Tampoco con seguridad ciudadana. Señalan que por orden del Gobierno Regional, servicios como el agua potable, del que disponen por el momento, también dejarán de suministrarse.

Pese a todo, anunciaron que no dejarán sus casas hasta que puedan llegar a un acuerdo con la empresa que se enmarque “en el respeto de sus derechos”.

Recordaron así lo que le ha pasado con las primeras familias que aceptaron trasladarse a la zona de Carhuacoto. Precisaron que estas familias viven en casas con humedad, asentadas sobre un área de bofedales.

Mientras esto ocurre en la zona de Morococha Antigua, hoy se conoció la noticia de la compra por parte de la empresa Chinalco, a cargo del proyecto minero Toromocho, de un área de más de 19 hectáreas en una zona muy cerca de donde viven hoy en la total oscuridad las cuatrocientas familias, sus únicos habitantes.