Etiquetas

, , , , , , , , , ,

La semana pasada dimos a conocer una noticia generada por Servindi, acerca de la difícil situación de nuestros hermanos del distrito de Morococha, provincia de Yauli en el departamento de Junín y vimos imágenes de la agonía de todo un pueblo que en su mejor momento jamás se imaginó lo que iba a suceder años más tarde, ser carcomida en toda su extensión por la explotación inmisericorde de los metales que yacen en su suelo. Ahora suena como una paradoja aquello de que la minería trae progreso y desarrollo a los pueblos.

Toda una población arrasada sin piedad, aquello de “la inclusión social” solo quedó como un panfleto ilusorio de un gobierno que se inclinó ante el poder de facto del dinero, como en su momento lo hicieron Fujimori, Toledo y García.

Dónde están los derechos de estas gentes, por qué el Estado no cumple con lo que manda nuestra constitución política y ¿la prensa?; es irónico pero la prensa de mi país se encuentra enfrascada en los asuntos de Venezuela, denunciando la violación de los derechos humanos en ese país hermano y me pregunto por qué no dicen nada de lo que ocurre con los derechos de los peruanos de Morococha, aquí muy cerca de la capital.

Se les obliga a marcharse a un lugar que no reúne las condiciones para albergar a toda una población, no se les permite dialogar, escoger; se les impone a rajatabla las disposiciones de Chinalco; se transgreden día a día sus derechos más elementales, se los acosan,  los amenazan, los enjuician, les cortan los servicios básicos, es decir se impone la ley del más fuerte (La empresa) y el gobierno “nacionalista” bien gracias.

Es triste reconocer que mi Perú sigue siendo un país dependiente, sub desarrollado y con taras históricas que no permiten su evolución.

Desde este blog nos solidarizamos con nuestros hermanos morocochanos, aquellos que están en pie de lucha y les decimos que estamos con ellos y continuaremos en la tarea de denunciar las atrocidades de Chinalco y de este gobierno disoluto.

Presentación1